Seguro que ya conoces la famosa Fontana di Trevi; es posible que no la conozcas en persona, pero sí que la hayas podido ver en películas, o que alguna vez hayas escuchado alguna referencia sobre ella.

Es uno de los puntos de interés más visitados de toda Roma. Una espectacular fuente de una gran belleza enclavada en una pequeña plaza.

¿Dónde podemos encontrar la Fontana di Trevi en Roma

Este monumento está apostado detrás del Palacio Poli, en el mismo centro de Roma. Se encuentra en la plaza de Trevi y, debido a su situación única, consigue que el turista se interese por ella desde el primer momento en el que pone un pie en la plaza. Podemos entenderla como el resultado final de la búsqueda de un tesoro; tendremos que haber recorrido las estrechas calles de los alrededores cómo si fuéramos exploradores; sin embargo, cuando estemos frente a ella, todo el trayecto habrá valido la pena.

Debido a que es un punto muy céntrico, sirve como referencia para quedar con nuestros amigos, sobre todo si no conocemos todavía Roma. También nos daremos cuenta de que es un punto de inicio muy característico para visitar toda una gran cantidad de excursiones con guía. En cualquier caso este lugar estará lleno de gente en prácticamente cualquier hora en la que te decidas ir a visitarla, ya sea de día o de noche, con su espectacular iluminación.

Conoce la historia de la Fontana di Trevi

Antes de convertirse en la Fontana de Trevi, era el punto final del acueducto de Aqua Virgo con una extensión de 22km. Llevaba agua pura que procedía de un manantial del exterior de Roma. Esto fue así hasta el año 19 a. C. Se cuenta que se le terminó atribuyendo este nombre ya que fue descubierta por una joven virgen. Desgraciadamente, aunque se consiguió mantener en buenas condiciones durante 400 años, sería dañada en varias ocasiones.

La fuente actual, tal y como la conocemos, data de 1732 y fue obra de Nicola Salvi. Sin embargo, murió en el año 1751 y no le dio tiempo a terminar el trabajo, siendo sustituido por Giuseppe Panini quien terminaría la construcción en el año 1762.

En la zona central nos encontraremos con una increíble estatua de Neptuno que ha sido creada por Pietro Bracci. Es una completa pieza de arte dónde el autor ha sido capaz de entrelazar correctamente las sombras y las luces; además, para conseguir un nivel de visibilidad mucho más especial, se encuentra rodeada de columnas y debajo de un arco del triunfo. De esta manera, si queremos disfrutar de las mejores vistas, es mejor hacerlo en el momento en el que el sol ha caído.

También nos encontramos con otra estatua que representa la abundancia y la salubridad. En ella vemos a una serpiente bebiendo de una copa; todo un símbolo que también se asocia con el Imperio romano y sobre todo con el origen del propio acueducto.

La leyenda de la Fuente de los Deseos

Podemos encontrar muchas leyendas sobre nuestra suerte si decidimos lanzar una moneda a esta fuente. La más popular establece que si lanzamos la moneda usando nuestra mano derecha, estando de espaldas a la fuente y siempre sobre el hombro izquierdo, esto te traerá buena suerte ya que volverás nuevamente a Roma.

Si una persona está buscando el amor, entonces tendría que lanzar dos monedas lanzándolas desde la misma posición. Si lanza tres monedas, se terminará casando.

También existe la creencia de que si lanzamos una moneda estando de espaldas, y si pedimos un deseo antes de que esta toque el agua, es muy probable que se pueda llegar a cumplir.

Estas costumbres las hemos visto en más de una ocasión en toda una gran cantidad de películas y series de televisión.

No se sabe si el deseo se terminará por cumplir, pero arrojar una moneda a la Fontana di Trevi nos ayuda a contribuir con Caritas quien se encarga de recogerlas para destinarlas a causas de personas que realmente necesitan ayuda.

Si vas a Roma no dejes de visitar uno de sus lugares más maravillosos y sobre todo mágico, ¿Quién sabe? Quizá la suerte siempre te acompañe.